Foto: Wikipedia – TRIBUNAL SUPREMO DE ESPA%C3%91A

Nueva sentencia de la justicia en contra de una estrategia promovida por el Ayuntamiento de Madrid. En esta oportunidad, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid se ha pronunciado para declarar nulo el acuerdo del Pleno del consistorio capitalino que, en la pasada legislatura, aprobó el Plan Especial de Protección y Ordenación de la finca Torre Arias, situada al final de la calle de Alcalá. Y lo hace de modo definitivo, al no haber lugar para interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Desde la junta de retribución de Valdebebas se han apresurado a señalar que la sentencia no es firme y que cabe la posibilidad de recurrir, para lo que ya estableció contacto con el Ayuntamiento de Madrid para establecer conjuntamente una estrategia de acción para resolver la situación, a la mayor brevedad y con la mayor seguridad jurídica.

El Tribunal Supremo es el órgano constitucional de España que se encuentra en la cúspide del poder judicial.

La nueva sentencia cierra un recurso contencioso-administrativo que, tras su admisión a diligencia, en febrero de 2015, ha impulsado al juzgado a ordenar la paralización cautelar del Plan Especial, lo que incluía la proscripción expresa de tumbar ciertos inmuebles.

Según el Artículo 4.6.3 de las Normas Urbanísticas, se hace extensivo a todas sus construcciones auxiliares y elementos complementarios, paseos y escaleras, en el citado recurso, los recurrentes argumentaban que el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997 incluía la Finca de Torre Arias en el Catálogo de Parques y Jardines de Interés con Nivel 1 de Protección que , pavimentadas o no, estatuas, fuentes e invernaderos.

Mientras una sentencia no es producida, como si todo estuviera en tranquilidad, parece. No es el caso del urbanismo de Madrid. Existen recursos que los más altos juzgados tienen zarcillos de resolver, y cuyo dictamen amenaza con poner de nuevo en el punto de ve el Plan General de Ordenación Urbana de la capital.

Según la nueva sentencia, la dificultad de la catalogación de bienes realizada por el Ayuntamiento reside en que solo atiende a la especificidad y no al grupo, olvidando el destino y la propósito de la finca y que, el Entorno, al completo, el que tiene que ser objeto de protección en los términos físicos que delimitan su historia.

Un ayuntamiento, alcaldía o municipalidad es la organización que se encarga de la administración local en un pueblo o ciudad, compuesta por un alcalde y varios concejales para la administración de los intereses de un municipio.

Las juezas ejemplifican con ejemplos muy significativos que el Ayuntamiento ha hecho las cosas de modo un tanto apresurada al redactar la estrategia. “El devenir de la disputa ya aventura la insuficiencia del Plan Especial al quedar en entredicho el estudio realizado sobre la misma cuando en tareas de desbroce una escultura de terracota atribuida es encontrada al escultor barroco francés Michel-Ange Slodtz lo que viene a confirmar lapercepciónn del perito de parte, página 45, cuando señala que elreportee de la Cuando aún no habíanempezadoo losempleoss de desbroce de lafloran, cLPH 12/2014 ya se emitía favorablemente”, recoge la sentencia.

Además de los argumentos relativos a la protección patrimonial del grupo, las juezas echan por suelo las conclusiones de los Servicios Jurídicos del Ayuntamiento de Madrid, al enfatizar la ausencia de los informes de evaluación ambiental y de la Confederación Hidrográfica preceptivos, así como de un estudio económico-financiero, reducido a “una enumeración desnuda de partidas económicas globales, ayuna de cualquier indicación de su sentido”, apunta el fallo.