Foto: Wikipedia – Vivienda prefabricada

El Ministerio de Vivienda aumentó en este tiempo de Gobierno en un 35 % sus recursos, lo que va a implicar alcanzar 88.460 soluciones habitacionales. Los programas incluyen la adquisición de viviendas; construcción; alquiler; vivienda rural; estrategias para pasivos y refacciones, además de préstamos y subvenciones de acuerdo a las diferentes situaciones socioeconómicas de la población en lugares que disponen de infraestructura necesaria. En transmisión simultánea de radio y televisión, este lunes, la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León y la responsable de la Dirección Nacional de Vivienda , Lucía Etcheverry, que de León aseguró que en este tiempo, el Gobierno ha tomado determinaciones que incrementaron los recursos dedicados a vivienda para lo que es fundamental la participación de los ciudadanos planeados en procura de mejorar la negociación y las metas a cumplir, comunicaron sobre las políticas y acciones que se traducen en los diferentes programas que están abiertos a la ciudadanía.

La vivienda es una edificación cuya principal función es brindar asilo y habitación a las personas, cuidandolas de las inclemencias climáticas y de otras amenazas.

La política de vivienda tiene por objetivo impulsar la permanencia de las personas en el campo con servicios básicos como el agua potable y el saneamiento y de la misma forma en ciudades en las que también se aprovecha la infraestructura existente en el acceso a los servicios de salud, a los lugares de estudio o de empleo, los centros comerciales, plazas o espacios culturales.

El Plan Quinquenal de Vivienda fue elaborado desde la visión del derecho a la ciudad como un derecho de todos en el marco de una política de inclusión social, mencionó la directora Etcheverry.

La funcionaria destacó que que se invierten en vivienda los recursos fueron aumentados un 35 % en este tiempo de Gobierno, lo que asegura los montos necesarios para concretar un alto número de soluciones habitacionales a través de diferentes modalidades de acceso e intervención.  Los programas que tiene el ministerio incluyen la adquisición de viviendas el alquiler, la vivienda rural, las estrategias para pasivos y refacciones, préstamos y subvenciones de acuerdo a la situación socioeconómica de cada familia. La adquisición de viviendas es la construcción.

El empleo coordinado con las intendencias departamentales permite llevar adelante acciones para brindar soluciones habitacionales y proveer de infraestructura vial, red eléctrica, agua y saneamiento a las familias de acuerdo a su realidad específica.Tanto el BHU como la ANV cuentan con programas de acceso a la vivienda que pueden consultarse en la Guía de Vivienda. Mevir, PMB y Plan Juntos llevan adelante soluciones habitacionales para medio rural, la mejora y regularización de barrios y áreas de alta vulnerabilidad respectivamente.

Etcheverry informó que todos los programas de vivienda incluyen préstamo, subvención a la cuota y el esfuerzo de las personas en horas de empleo o en ahorro. En tal sentido el Sistema Público de Vivienda despliega un abanico de programas adaptados a las diferentes situaciones, lo que permite a las familias entrar a una vivienda adecuada con estándares de bienestar y calidad de construcción.

Las familias pueden entrar a una vivienda nueva construida por el ministerio o la área privada o adquirir una ya existente. También el ministerio trabaja con las intendencias en programas de rehabilitación urbana que mejoran no solo las viviendas sino el medio barrial.

El Mvotma favorece y respalda el cooperativismo como forma de entrar a una casa y por sus valores y solidaridad. Actualmente son más de 160 las cooperativas en obra que incluyen a casi 5.500 familias.

También las familias son vistas no planeadas con poca capacidad de ahorro y con acceso a terrenos. A esta población se les ofrece préstamos, subvención y asistencia técnica para la autoconstrucción en terreno propio o público.

Adicionalmente el ministerio ofrece soluciones a los jubilados y pensionistas con más bajas entradas, otorgándoles una vivienda en usufructo en áreas con buenas coberturas de servicios.

Otra de las opciones es el alquiler que es una opción inmediata para las familias para lo que cuenta con el Fondo de Garantía de Alquileres que crece y actualmente tiene más de 11.000 usuarios. Este programa permite entrar a su primera vivienda a parejas, a grupos de jóvenes y a personas que no consiguen garantías en el mercado.

Desde el ministerio también se piensa en el Uruguay profundo donde a través de la Comisión Honoraria Pro Erradicación de la Vivienda Rural Insalubre se construyen viviendas en pequeñas localidades y en el medio rural.

Las poblaciones más vulnerables cuentan con diferentes alternativas coordinadas con el Ministerio de Desarrollo Social y las intendencias. En tal sentido, el Plan Juntos ha aumentado en más de un 50 % su presupuesto y se agregó al Programa de mejora de Barrios y al programa de realojos que especialmente atiende a poblaciones cuyas condiciones de vida son críticas por encontrarse en lugares inundables o contaminados, lo que modifica la calidad de vida por las nuevas posibilidades y ocasiones para el proyecto de vida personal y colectiva.

Link a la Transmisión Simultánea de Radio y Televisión