Ha sido realizado por la Agencia Internacional de la Energía en 20 naciones de todo el mundo.

La Agencia Internacional de la Energía o AIE es una organización internacional, creada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico tras la crisis del petróleo de 1973, que busca coordinar las políticas energéticas de sus Estados miembros, con el propósito de asegurar energía confiable, adquirible y limpia a sus respectivos habitantes.

Así se desprende al menos de un estudio comparativo sobre la situación del autoconsumo realizado por la Agencia Internacional de la Energía en un total de 20 naciones de todo el mundo, entre ellos Estados Unidos, Alemania o España. Y esto sucede a pesar de que nuestra nación es uno de las 16 naciones analizadas en los que se alcanzó ya la paridad de red, por lo tanto, que en nuestra nación el valor promedio de la producción de electricidad de una instalación de autoconsumo a lo largo de toda su vida útil es lo mismo que el valor que tendría la electricidad consumida de la red.

El año pasado, las exportaciones de la área eólica han ascendido a 2.563 millones, tras aumentarse un 18%, y han supuesto el 1% del total español. Las importaciones fueron mantenidas estables en 326 millones.Para Philippe Jiménez, Country Manager de Regus España: “El compromiso de los profesionales europeos con sus empresas es admirable, pero es preocupante que haya un buen número de ellos que trabajen el equivalente a dos días laborables más semanalmente. Ya que esta no es la situación idónea para ningún trabajador, qué menos que brindarles la mayor flexibilidad probable para recompensar esta gran dedicación”.El reporte indica: “Está generalmente admitido que los valores variables de las redes en la parte de la factura que se economiza gracias al autoconsumo no tiene que pagarse“.

El objetivo de este estudio es verificar cuáles fueron los modelos de implantación de las instalaciones de autoconsumo en diferentes naciones, contrastar sus diferencias y observar cuáles son sus potenciales de mejoría.

Adecuar la producción a la energía que se consume

En este sentido, Diego García Carvajal señala que “realmente, el autoconsumo es una medida excelente para favorecer la eficiencia energética, con los beneficios medioambientales y el ahorro económico que supone para las familias, más que una forma alternativa de generar electricidad fuera de la red convencional”. Diego García Carvajal es director de la Oficina en España del Instituto Europeo del Cobre.

La AEE enfatiza que la eólica es la única de las tecnologías renovables que tiene fabricación en España e informa que en la actualidad hay empresas en toda la cadena de valor industrial y centros de fabricación en doce de las diecisiete comunidades autónomas, con el consiguiente efecto tractor para la economía y el uso en todo el lugar español.

En este sentido, García Carvajal agrega que “un modo de favorecer esa eficiencia energética es concentrar el consumo en las horas centrales del día. Para ello, tendría que programar los electrodomésticos para que funcionen durante estas horas. Otra posibilidad es usar explosivos de calor-frío que nos permitan modificar y acopiar la electricidad en forma de energía térmica como losas radiantes o termos, instalar baterías eléctricas, o inclusive, pensando a medio plazo, podremos utilizar para el autoconsumo las baterías de los vehículos eléctricos”.

El estudio de la Agencia Internacional de la Energía es encuadrado dentro del Programa sobre Sistemas de Energía Fotovoltaica que desarrolla esta institución y en el que participa la Comisión Europea y 29 organizaciones más, entre ellas el Instituto Europeo del Cobre. Mencionado programa tiene como misión potenciar la colaboración internacional para ubicar a la energía solar fotovoltaica como una pieza clave hacia la implantación de modelos de generación de energías sostenibles.